© 2012 SofiaGuerra

DRENAJE LINFÁTICO

Es un método específico destinado a mejorar las funciones esenciales del sistema circulatorio linfático por medio de maniobras precisas, suaves, superficiales y rítmicas. Estas maniobras actúan activando y mejorando la circulación linfática por sus trayectos naturales y favoreciendo la eliminación de las toxinas y líquidos intersticiales.

 

El sistema linfático es un sistema de conductos, que discurre de manera paralela al sistema circulatorio, sólo que, en lugar de transportar sangre, transporta linfa, un líquido blanquecino capaz de movilizar moléculas muy grandes, como las proteínas.

 

El papel de la linfa es transportar el líquido sobrante, que contiene sustancias de deshecho, hasta el sistema circulatorio, para que el organismo pueda desprenderse de esos desechos.

 

El drenaje linfático manual ha tomado mucho auge en la medicina alternativa, y cada vez más se usa también en hospitales, fundamentalmente en el área de Oncología para el tratamiento de linfedemas, edemas o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía.

Proceso y duración

Para obtener resultados óptimos se recomienda realizar sesiones de 1 hora de duración, dos veces a la semana. Este tratamiento se puede realizar en cualquier zona del cuerpo.