© 2012 SofiaGuerra

HILOS TENSORES

 

Se basa en una técnica sencilla y rápida. No es un acto quirúrgico, se trata de una técnica no invasiva, muy segura, indolora y con resultados inmediatos, cuyo principal fin es el tensado de la piel mediante la inserción de hilos en la dermis con una aguja guía.

 

La principal ventaja de este tratamiento es que cuenta con una cómoda y rápida recuperación que permite al paciente una reincorporación a su vida laboral casi inmediata.Normalmente se suele aplicar anestesia local en pomada, se dibuja el trayecto del hilo y a continuación se introduce el hilo bajo la piel con una aguja guía diseñada específicamente para ese fin. Una vez introducidos los hilos se fraccionan obteniendo así el efecto “lifting” en la zona tratada.

 

Los resultados se aprecian al instante, y se nota un efecto tensor importante al cabo de 15 a 20 días. El reposicionamiento y recuperación de la flexibilidad de las estructuras faciales, a medida que se estabiliza el proceso de fibrosis, hay un efecto de mejora de la textura y de los tejidos cutáneos, se activa el colágeno y elastina producida de forma natural por la piel.

Proceso y duración: La duración de la aplicación de los hilos tensores es de 30 minutos aproximadamente. Dependerá siempre de cuantos hilos sean necesarios colocar en cada tratamiento.